Ceferino Sain
ÓRGANOS DE GOBIERNO
Claves para la proyección y la viabilidad de la empresa familiar
El desarrollo de la empresa familiar requiere distinguir los ámbitos de propiedad, dirección y gestión. La importancia de los órganos de gobierno que regulen las relaciones entre los integrantes de la familia. Hacia el equilibrio dinámico.
 
15-03-2017
 

Reconocemos a la empresa familiar como un encuentro de culturas, ya que participan y configuran su identidad la interacción de la cultura de la empresa, la de la familia (genealogía, costumbres, tradiciones, lemas, etc.) y la de la sociedad en la que se desarrolla.
En el marco multidimensional de la empresa familiar identificamos distintas situaciones que contribuyen a consolidar la cultura empresaria:
La forma de gestionar, liderar y participar en una empresa familiar  de una generación tiene un impacto profundo y persistente en la evolución de la empresa familiar, de acuerdo a  lo que indican los estudios sobre el tema.
Los miembros de la familia se esfuerzan por mantener e incrementar relaciones empresariales fundadas en la familia, y existen criterios y modos de vinculación legitimados de los miembros de la familia propietaria con la empresa (roles, flujos financieros, etc.)
Los motivos por los que los familiares tienen la intención de que la empresa siga en propiedad de la familia no son solo económicos.
La forma de acordar, reaccionar o de solucionar situaciones de crisis se evidencia a través de reconocimientos y sanciones implícitos y/o explícitos, evidenciando la emocionalidad y el grado de empatía logrado en las relaciones.
Las políticas (evidentes o implícitas) de desarrollo de personas, comprenden a familiares en relación con la empresa y personas que trabajan en la misma.

Al mismo tiempo, suelen estar presente en la cultura de las empresas factores condicionantes para el desarrollo:
Falta de previsión de continuidad/sucesión
Dificultades para dialogar, lograr consenso y resolver conflictos
Valoración relativa de la experiencia y aporte de jóvenes, adultos y ancianos, en el marco de la coexistencia de distintas generaciones
Valoración distinta del hombre y de la mujer en el mercado laboral y en el campo empresarial
Resabios del mayorazgo
Tratar de “permanecer” a través de las acciones y obras
Importancia de ocupar un lugar para  “ser alguien”
Confusión entre los flujos de fondos de la empresa y los flujos personales de los familiares
Los miembros de la familia involucrados como propietarios tienen la opción, y al mismo tiempo la responsabilidad, de definir su proyección y orientar la empresa familiar hacia el logro de una mayor sustentabilidad. Podemos decir que ésta es una parte fundamental del trabajo del/los propietario/s de la empresa familiar.
La proyección empresaria procura definir las características de la empresa que se desean consolidar o lograr, el balance entre las expectativas de los propietarios, la familia y el desarrollo de la empresa, el aporte de valor a la sociedad, la organización empresaria.
La viabilidad de la empresa se alcanza mediante un equilibrio dinámico entre múltiples aspectos, a distintos niveles:
1. A nivel de fines empresariales: proyección y continuidad, agregado de valor y adecuada distribución, desarrollo de las personas, contribución a la sociedad.
2. Equilibrio entre las metas empresariales y las personales de los propietarios y de quienes participan en la empresa, especialmente en lo referente a destino de los rendimientos económicos, armonizando entre inversiones necesarias y reconocimiento de dividendos a los propietarios, en forma consistente con la visión y los valores.
3. Equilibrio interno de la organización empresaria entre los fines, la estrategia y la estructura; y entre la autoridad y responsabilidad asignadas y las capacidades personales.
El desarrollo de la empresa familiar requiere especialmente contar con la estructura  adecuada de órganos de gobierno, lo que supone una distinción entre ámbito de propiedad, de dirección y de gestión, y la existencia de órganos de gobierno que regulen las relaciones entre los integrantes de la familia.
Una forma idónea para facilitar y concretar el desarrollo y proyección de la empresa familiar es el proceso de acuerdo familiar. El acuerdo contribuye a proyectar la empresa en forma armónica con la visión, valores y políticas que la familia establece, aportando pautas para resolver diferencias y lograr consensos, y definiendo las instancias y contenidos de los diversos instrumentos jurídicos necesarios para su formalización.
El protocolo familiar es el instrumento formal que alcanza su mayor utilidad cuando refleja en forma singular los acuerdos alcanzados por la familia respecto a la empresa y a sus relaciones.

Escrito por Roberto Martín y Daniel Cialdella, basado en textos extraídos de “Principales factores para el diagnóstico de la empresa familiar” ; publicados en “EL PROTOCOLO DE  LA EMPRESA FAMILIAR” (autores varios), Editorial AD Hoc, Buenos Aires, julio 2011.

 
Banner Publicitario
 
 
Datos Ceferino Sain Volumen Visual