Ceferino Sain
COMUNICACIÓN
Comunicación en el negocio familiar
El tema de comunicación es recurrente en los problemas y conflictos que atraviesan las familias empresarias a lo largo de la vida personal, de la operación del negocio, y más durante los procesos de transición para la continuidad. Sergio Armendáriz explica en esta nota de qué se trata.
 
14-12-2016
 

En un seminario que organizó la Fundación Produce, en el que participé como expositor, estuve señalando las veces que se repetía la comunicación como una alternativa de solución y previsión a los problemas. Al finalizar, la licenciada Castañón, me hizo la observación en cuanto a que si la comunicación es tan esencial ¿por qué no elaborar un capítulo especial sobre la misma en la que se incluyan métodos y técnicas de comunicación? Esta retroalimentación me ha motivado a iniciar con este tema. Sin embargo como la comunicación tiene tantas aristas, tantas posibilidades y tantas vertientes; de principio me quedé abrumado con todo lo que se puede incluir y tratar. Al explorar técnicas y experiencias efectivas me encontré con qué en las más de las veces son tan generales en cuanto al procedimiento y destinatario que se puede perder el objetivo de acercarnos a las necesidades de una familia empresaria.
Después de haber iniciado con un recuento de lo que me ha dado resultado positivo en mis consultorías, y con el deseo de agregar bibliografía para consultas por parte de Ustedes, me encontré uno de los libros que más se acerca al objetivo deseado, en pocas palabras me cayó como anillo al dedo. El libro titulado “Conflicto y comunicación en los negocios familiares” de los autores J. Astrachan y K. Millan. Al inicio del mismo, los autores hacen mención a nuestra necesidad: se escribe mucho sobre comunicación, pero la comunicación para resolver conflictos en las empresas familiares es distinta, tiene características muy especiales.
Con todo el preámbulo anterior, considero conveniente compartir con Ustedes los temas y capítulos que encuentro en estos autores y que me parecen más sobresalientes. Aún y cuando lo haré de forma un tanto resumida, me llevará algunos capítulos. Espero sea de su interés y utilidad práctica la lectura de los siguientes artículos.
Con frecuencia vemos señales de desesperación sobre lo relacionado con conflictos y comunicación, por ejemplo escuchamos recurrentemente los siguientes comentarios y expresiones: ¿Por qué nuestros hijos no se pueden llevar bien? Tenemos miedo de pasar los negocios a la siguiente generación porque no se ponen de acuerdo y pelean constantemente. En forma ascendente también escuchamos la clásica ¿por qué mi papá no me escucha y no me entiende?, o ¿qué pasa con mi hijo que no entiende y hace lo que se le pide? Otros comentarios tales como: mi hermana siempre fue la favorita, y claro ahora ella es la que dirige los negocios y nos da órdenes a todos. Por último una que es difícil de tratar por el origen de la misma: tenemos que ser realistas, nuestro hermano no es confiable, no confiaba en el desde niños, menos ahora con todo lo que ha estado haciendo.
Como vemos con estos sencillos ejemplos cotidianos, los conflictos y los sentimientos que están por debajo de la superficie de estas aseveraciones pueden llegar a ser motivo de desunión de la familia si no son tratados adecuadamente. Y por ende como podrán estar imaginando si esto sucede, la siguiente etapa será la destrucción del negocio. La falla principal de estos fracasos es la falta de habilidad entre los miembros familiares para comunicarse adecuadamente unos a otros.
Obviamente nadie queremos llegar a ese final. El conflicto, inevitable en algunas ocasiones, puede envenenar a la familia y al negocio. El antídoto, dicen los autores, es una buena comunicación. Este antídoto deberá ser aplicado antes del envenenamiento, como si fuera una vacuna. Una vez aplicado, aunque a veces con un procedimiento doloroso, la comunicación abierta es la única curación de largo plazo. Dejemos fuera las intervenciones divinas y la suerte.

Fuente: Empresa Familia Generaciones, S.C.

 
Banner Publicitario
 
 
Datos Ceferino Sain Volumen Visual