Ceferino Sain
CONFLICTOS EN LA EMPRESA FAMILIAR
Ventajas y conflictos en la empresa familiar
Probablemente la expresión empresa familiar no significa demasiado, pues sólo hace referencia a que los socios de un negocio pertenecen al mismo núcleo familiar o son descendientes de un tronco común. Pero dentro de este carácter familiar se puede encontrar una gran variedad de empresas atendiendo a su tamaño, sector, actividad o al tipo de sociedad en que están conformadas.
 
08-02-2017
 

Sin embargo, una empresa familiar tiene una serie de particularidades que si se aprovechan bien pueden suponer una importante ventaja competitiva, pero que si no se saben gestionar pueden ser una fuente constante de problemas y dolores de cabeza. Aunque en lo fundamental una empresa familiar está sujeta a los mismos vaivenes que cualquier otra empresa, existen aspectos que deben tenerse en cuenta.

Ventajas competitivas de la empresa familiar
Por eso mismo una empresa familiar no se va a gestionar de manera diferente a una no familiar. El principal activo de una empresa familiar es el compromiso que se presupone a todos los socios con el buen funcionamiento del negocio. Este compromiso puede dotar a la empresa de una mayor flexibilidad basada en la confianza mutua entre todos sus miembros. Sin embargo, para que estos factores supongan una ventaja real será necesario establecer un sistema efectivo de toma de decisiones.
Esta efectividad en la toma de decisiones necesita una buena estructuración en el organigrama con funciones bien definidas y papeles asumidos por todas las partes implicadas. La conformación de un organigrama efectivo puede ser una consecuencia de las relaciones de confianza que se le presuponen a una empresa familiar.

¡Cuidado! Los conflictos acechan
Pero no todo el monte es orégano. La empresa familiar puede ser una fuente de conflictos difíciles de manejar por esa extraña mezcla entre parientes y negocios. Según los expertos, las principales tensiones a este respecto tienen que ver con los problemas de sucesión y con la convivencia de diferentes generaciones en el mismo momento en la gestión de la empresa familiar. La existencia de un plan de sucesión es una garantía de continuidad del negocio, tanto de puertas para adentro como hacia fuera.
La convivencia de diferentes generaciones supone que tienen que combinarse culturas empresariales distintas. Normalmente, los más veteranos, que llevan años gestionando su negocio de una manera concreta, serán reacios a aplicar formas de gestión novedosas. Pero el mundo de la empresa cambia rápido siempre a remolque de nuevas realidades. Cuando coinciden en un momento dos generaciones con estas visiones contrapuestas la polémica está servida.

Escrito por Javier M Garcia

 
Banner Publicitario
 
 
Datos Ceferino Sain Volumen Visual