Ceferino Sain
CUENTAS CLARAS
7 consejos para evitar conflictos en tu empresa familiar
Previo a establecer sueldos, prestaciones y dividendos es necesario separar las figuras de empleado, accionista y familiar.
 
02-02-2017
 

Cuando el fundador se decide a comenzar su negocio, las decisiones que se deben tomar sólo dependen de él. Surgen la ilusión de formar un patrimonio y el sueño de que la empresa permanezca en el tiempo. Sin embargo, en el momento en que el negocio empieza a dar frutos y más personas comienzan a involucrarse, los conflictos dentro de la empresa también comienzan a surgir. Es por esto que te presento siete consejos para evitar los conflictos:

Uno. Es importante constituir políticas, por escrito, que establezcan, de manera clara y transparente, las reglas y procesos a seguir para llevar a cabo las retribuciones dentro de la empresa.

Dos. Es recomendable contratar soluciones empresariales que varias instituciones financieras ofrecen para poder tener un mayor control y un correcto manejo de los recursos de la sociedad, en donde se puedan auxiliar para el pago a sus proveedores.

Tres. Resulta necesario separar las tres figuras que se presentan con relación a los integrantes de la empresa, es decir que es importante saber separar las figuras del empleado, del accionista y del familiar. Lo anterior, para el momento de establecer los sueldos, prestaciones y dividendos.

Cuatro. La remuneración de los familiares debe ser de acuerdo con el trabajo que desempeñan. Suele pensarse que los familiares, por el simple hecho de ser familiares, deben recibir un salario mucho mayor a lo que realmente aportan a la empresa. Es por esto que para evitar futuros conflictos, tanto familiares como financieros, se debe establecer un salario de acuerdo con el puesto que tienen, el desempeño y antigüedad en el mismo, como le aplicaría a cualquier empleado.

Cinco. Para el caso de prestaciones, a los familiares se les deben establecer las mismas que a cualquier empleado que desempeñe el mismo puesto; es decir, conforme a los tabuladores del mercado, de manera equitativa.

Seis. Es de gran importancia establecer políticas de partición de dividendos, para de esta manera evitar que las futuras generaciones afecten el funcionamiento de la empresa, y ésta pueda permanecer en el tiempo.

Siete. Hay que promover el diálogo dentro de la empresa a cualquier nivel, toda vez que será más fácil detectar cualquier conflicto de manera rápida, lo cual permitirá que el conflicto no se agrave.

Es importante tomar en cuenta estos consejos, toda vez que, según estadísticas, sólo una de cada 10 pequeñas y medianas empresas mexicanas cuenta con políticas relacionadas con los sueldos y compensaciones. La ausencia de estas políticas produce que el personal no tenga un sentido de permanencia y compromiso dentro de la empresa, afectando a todos por igual.
La aventura de establecer una empresa familiar puede ser ardua y parece sencilla en el momento en que se comienza, toda vez que la toma de decisiones está centralizada y es más sencillo decidir las retribuciones a cada uno de los trabajadores; sin embargo, cuando la empresa crece y es momento de hacer repartición de dinero a todos los que la conforman, los problemas surgen y pueden llegar a crear grandes conflictos y separaciones al interior de la familia.
Es por esto que si establecen reglas básicas y claras para el funcionamiento será más sencillo este proceso, y el riesgo de conflictos será menor. Está en cada empresario y líder poner en práctica lo que en conciencia considere que necesite para que su empresa trascienda y su familia tenga unión, armonía y conserve su patrimonio.

Escrito por Mario Rizo Rivas, Socio Director de Salles, Sainz – Grant Thornton, S.C., en Guadalajara y Puerto Vallarta. 

 
Banner Publicitario
 
 
Datos Ceferino Sain Volumen Visual