Ceferino Sain
ENTREVISTA
Jaume Llopis:
Jaume Llopis (Hospitalet del Llobregat, 1942) es profesor del IESE y es un especialista a nivel nacional en las empresas familiares
 
20-12-2016
 

¿Cómo valora el galardón que recibió la familia Babé por su labor empresarial?
El premio es debido a haber sobrevivido durante 128 años a cantidad de visicitudes importantes: dos guerras mundiales, una Civil, monopolios, liberalización... Han sabido adaptarse constantemente a los cambios que se han producido en el mercado, reinventándose constatemente, haciendo durante muchos años sacrificios de no cobrar dividendos, ni siquiera la familia sueldos, para que la empresa continuara sobreviviendo.

Un recorrido histórico impresionante...
Es una trayectoria que es característica de las empresas familiares centenarias: están enamorados del proyecto, tienen unidad y compromiso por parte de la familia, que se ha mantenido 100% dentro de ella, se ha profesionalizado el gobierno corporativo y gestión, tienen espíritu emprendedor y se piensa a largo plazo. Pero, sobre todo, se preparó una sucesión a través del protocolo familiar. Es el méritos de presidente actual, la convivencia familiar cuando hay tanta gente en ella.

¿Qué características debe tener una empresa familiar?
Enamoramiento del proyecto y de la empresa, como Codorniu, con más de 500 años y 500 miembros en la familia. Compromiso con el proyecto, irse adaptando constantemente a los cambios. Una de las ventajas de las empresas familiares es que no tienen que dar resultados a corto plazo, cada trimestre. Pueden pensar a mucho más largo plazo y si pasan periodos malos con malos resultados aguantan y no tienen porqué estar pendientes de lo que opinen los analistas o de dar el dividendo. 

Un estudio de la Universidad de Vigo constata que estas empresas prefieren perder dinero a despedir empleados. ¿Por qué?
Esto es algo importante. Las empresas familiares, por su propio apellido, los empleados no son números, como puede ocurrir en las multinacionales. Los trabajadores  en general duran muchos años. Los propietarios les conocen, algunos han pasado de generación en generación. Es verdad que por sacrificio o no tener que hacer ERE, no distribuyen dividendos, como Babé durante años, para mantener el empleo. En Babé hay personas que llevan ya 3 generaciones empleados. Es esta mayor personalización de los empleados y no considerarlos como un número el que hace que las empresas familiares tengan mayor sensibilidad por mantener los puestos de trabajo antes incluso que tener más beneficios. Es un hecho evidente si se miran los ERE en España de empresas familiares hay pocos. Al final mucha gente ya viene a ser de la familia, les conocen desde sus padres y sus abuelos...

¿Cuál es su diagnóstico de las empresas familiares de Galicia y España?
La empresa familiar es básica. De entre las empresas españolas con mayor longevidad y también las que se han expandido podíamos citar cantidad de empresas familiares. La situación es francamente buena, es la parte más importante de las pymes españolas. En Galicia, particularmente, su peso es importante.

¿Es bueno el trabajo que realiza la Asociación Gallega de la empresa familiar?
La asociación gallega hace una muy buena labor. En Galicia hay una gran tradición de empresas familiares, algunas centenarias. El mantener esta ilusión y motivación, el premio que recibió Babé y otras antes que ella, es motivación para poder seguir. Y por parte de las autoridades, seguir apostando por la empresa privada y la propiedad familiar. Hacen una labor muy buena, conozco bastante las empresas familiares en España, la gallega es una de las más activas y dinámicas en este aspecto, con gran capacidad de convocatoria y resonancia respecto a este galardón.

No es oro todo lo que reluce. También hay historias de fracasos. ¿Por qué? ¿Falla la gestión, el relevo?
Probablemente porque no hay esta sucesión dentro de la propia familia. También porque se plantea crecer y la familia no tiene capital para invertir, y se abre el melón de forma que pueda entrar un fondo de inversión o un socio financiero fuera de la familia. Soy bastante crítico con muchos fondos de inversión, que al final expresamente actúan al contrario que la empresa familiar. Los fondos buitre pretenden el beneficio a corto plazo a costa de lo que sea. Cuando estos fondos entran en empresas familiares no es buena ni para la familia, ni para los trabajadores ni para los clientes y consumidores.

FUENTE: http://www.laregion.es/articulo/euro/jaume-llopis-empresa-familiar-basica/20161128114430667364.html

 
Banner Publicitario
 
 
Datos Ceferino Sain Volumen Visual