Ceferino Sain
RECOMENDACIONES
Equilibrar familia y emprendimiento
Largas jornadas de trabajo, tu mente puesta en foco para emprender, reuniones, llamados a toda hora, cuentas que cerrar, agotamiento, estrés... Es normal subestimar el impacto que un nuevo negocio puede tener sobre tu vida, tu salud y tus relaciones, pero no debés olvidarte que también afecta los que están a tu alrededor. Aquí van algunas recomendaciones surgidas de la experiencia de muchos emprendedores y emprendedoras, para lograr un equilibrio sano entre tu negocio y tu vida personal.
 
02-11-2016
 

RECOMENDACIONES:

Antes de largarte, evaluá cuáles son las consecuencias que estás dispuesto a aceptar y dónde están los límites. Por ejemplo, dos hermanas socias en un emprendimiento de diseño me comentaban que "si alguna vez se pone en riesgo la relación, dejamos el negocio". 
Hablá con otros emprendedores en situaciones similares para saber qué esperar, entender quiénes van a ser los más afectados y pensar por anticipado cómo vas a compensar los cambios. Preguntales cómo encaran el tema y qué consejos particulares pueden brindarte. 
Si estás casado o de novio, hablá con tu pareja acerca del proyecto y lo que puede implicar tanto en lo personal como en lo financiero. Sin su apoyo, el proyecto o la pareja pueden estar en riesgo. Como plantea el emprendedor Pedro Kudrnac: "Antes de convencer a un inversor, a un cofundador, a un potencial cliente o potencial empleado... a la primera que tenés que convencer antes de emprender es a tu mujer. Si ella no te banca, no durás ni 3 meses."
Si tenés hijos, pensá como vas a balancear las obligaciones de tu proyecto con tu rol de padre o madre. Asegurate de crear las redes de apoyo que necesites con tiempo. Si los chicos ya pueden comprenderte, explicales qué esperar y por qué lo estás haciendo. El trabajo desde el hogar puede ser una solución a muchos de los desafíos familiares, pero tal vez implica replantear el negocio. 
Generá propuestas para que tus amigos y familiares te acompañen de alguna forma en el proyecto. Pueden participar en la planificación, ayudarte en la puesta en marcha, darte una mano con la familia o simplemente compartir tiempo y preocupaciones con vos. 
Planificá tu agenda dejando espacios para compartir con tu familia sin que lo laboral interfiera: horarios con celular apagado, viajes en familia, días de descanso, etc. 
Sorprendelos. Aprovechá la ventaja de ser tu propio jefe para hacer cosas que los empleados en relación de dependencia no pueden hacer, como ir a una reunión de padres de tus hijos una mañana o encontrarte con tu novia para pasear en medio de la jornada laboral. 
Incorporá hábitos saludables a tus rutinas de trabajo (descansos, buena alimentación, ejercicio, etc.), de forma de estar al 100% no sólo en tu trabajo sino en el resto de tu vida.

¿Mantenés el equilibrio entre tu emprendimiento y tu familia?

Escrito por María Laura Lecuona

 
Banner Publicitario
 
 
Datos Ceferino Sain Volumen Visual