+54 343 154 292145
Ceferino Sain | Empresas Familiares
Ceferino Sain | Empresas Familiares
EMPRESA FAMILIAR Y COVID 19

Cuatro apuntes (empresariales) sobre el Covid-19

Estamos en unos momentos VUCA (Volátiles, Inciertos, Complejos, Ambiguos), en los que quizás no podemos evitar lo que está pasando; pero seguro que podemos decidir qué actitud tomamos. Como empresarios familiares tenemos que mantener la cabeza fría. Una vez asegurada la familia, tenemos que pensar en la empresa; que puede significar el patrimonio familiar; y quizás, además, una alta concentración de ingresos laborales en la familia. Tenemos que recordar que lo esencial es empresa, familiar es el adjetivo. Por lo tanto, lo primero es asegurar la continuidad de la empresa, y esto significa prestar atención a las personas y después a cuatro cuestiones esenciales: tesorería, rentabilidad, estrategia y familia. Es deseable que en relación a los dos primeros ya hayamos tomado las acciones oportunas. Lo que sigue no pretende ser una guía exhaustiva, sino una reflexión breve y abierta.
2020-06-24
La primera recomendación es mantener informados con realismo y serenidad, en la forma y momento oportunos, a todos los ‘stakeholders’: familia, socios, colaboradores, proveedores, clientes, acreedores. La comunicación es el mejor aceite para las relaciones. Veamos ahora las cuatro cuestiones mencionadas.

TESORERÍA: Dicen que cash is king. “Mientras haya caja, hay esperanza”. Es fácil decir que hay que acelerar los cobros y retrasar el pago, aumentar los ingresos ordinarios, pero en la inmensa mayoría de los negocios de hoy es muy difícil. Por lo tanto, hay que pensar en los extraordinarios como créditos y aportaciones. Respecto a los primeros, hay que prestar atención al otorgamiento de garantías; respecto a las segundas, alerta con poner dinero bueno en un negocio malo. Quizás hay que pensar en la conveniencia de poner el dinero en cuentas seguras, es decir, en entidades con las que no tengamos deuda. Por experiencia, puedo decir que no está de más comprobar de propia mano que los saldos y disposiciones de créditos son los que dice la contabilidad.

RENTABILIDAD: La tesorería está muy bien, pero si lo que hace es financiar pérdidas estamos perdidos. Hace falta que la cuenta de explotación esté en negro. Si no podemos actuar sobre ventas ni márgenes, sólo nos quedan los costes. Muchos recordamos la gran recesión iniciada oficialmente por Lehman Brothers, se trata de renegociar absolutamente todo: personal, alquileres… pero de hacerlo mucho más rápido; porque las consecuencias económicas del Covit-19 son radicales e instantáneas. La principal duda es sobre su duración; confiamos que la salida sea en “V” en vez de “L”. Conviene hacer cuentas (de explotación y balance) provisionales en tres escenarios: realista, pesimista y el peor de todos. Una vez tomadas las medidas a corto plazo hay que pensar en el largo.

ESTRATEGIA: ¿Dónde estamos? ¿Adónde queremos ir? ¿Cómo haremos el camino? Quizás el Covit-19 causa cambios que pueden afectar a nuestro negocio a largo plazo; ¿cuáles pueden ser en nuestro caso? Quizás genera cambios en los hábitos de los consumidores. Si podemos funcionar con teletrabajo, ¿por qué necesitamos las oficinas? ¿Cuáles son los competidores que salen reforzados y debilidades y por qué? ¿Cómo han funcionado nuestros planes de contingencia? ¿Quién ha respondido bien y mal a la crisis?

FAMILIA empresaria: ¿Cómo ha reaccionado cada uno y por qué? Es en los momentos de crisis donde se pone a prueba el vínculo entre la familia y la empresa, el motivo para continuar juntos como socios (el que es una alternativa, no una obligación). Quizás podemos aprovechar el confinamiento para pensar sobre el futuro a veinte años vista de las relaciones bidireccionales entre la empresa y la familia. ¿Qué espera la familia de la empresa? ¿Qué está dispuesta a dar la familia a la empresa? Antes de finalizar, recordar que Murphy existe, que hay que prepararse para el peor escenario posible; que el artículo 5-bis de la ley concursal permite proteger la responsabilidad personal de los órganos de administración. Y recordar que en chino, la palabra crisis se escribe con dos pictogramas, el primero quiere decir “peligro”, el segundo “oportunidad”.
Para finalizar, como que a la mayoría no les puedo desear a corto plazo buenas ventas; deseo SALUD a todo el mundo.

ESCRITO POR: Jordi Tarragona, consejero de familias empresarias y abogado. Profesor de Empresa Familiar en ADE Universitat Central de Catalunya y autor del libro “Ángeles y Demonios
de la Familia Empresaria”.

FUENTE: Artículo publicado en ViaEmpresa

Imagenes

Contacto
Paraná - Entre Ríos - Argentina
info@ceferinosain.com.ar
(0343)154 292145
Volumen Visual