Ceferino Sain
TRANSFERIR EL PODER
Transmitir y enseñar a los nuevos líderes
Natalia Christensen nos explica en este artículo que en muchas ocasiones, los empresarios afirman que el liderazgo es lo más difícil de transmitir y enseñar. Y no es sorprendente si tenemos en cuenta que el nuevo líder, aparte de sus capacidades estrictamente empresariales, debe ganarse la autoridad que ejerce y el respeto de sus familiares y no familiares dentro de la empresa, velando por sus intereses, formación, motivación y crecimiento.
 
24-08-2016
 

A través de nuestra experiencia con Empresas Familiares, hemos identificado una serie de aspectos o principios básicos que pueden ser de ayuda para afrontar estas cuestiones con mayor claridad y eficacia.
Las oportunidades de formación deben ser iguales para todos. El apoyo, tanto moral como económico, a la formación de las nuevas generaciones no debe estar condicionado por la opción profesional que cada individuo elija.
La formación dentro de la propia empresa es tan importante como la que se realiza fuera de ella. El liderazgo y la formación se acaban de completar dentro de la propia Empresa Familiar. El camino que se recorra dentro de la misma y la formación y el apoyo que se reciban en este proceso resultan determinantes para el resultado final.
El liderazgo requiere de una serie de cualidades humanas que deben potenciarse. El liderazgo no sólo requiere conocimientos técnicos. Una formación humanista y de cultura general ayuda a potenciar el crecimiento de la persona. Al mismo tiempo, ello le será de utilidad en su tarea de relacionarse y ejercer el liderazgo desde una perspectiva más amplia que la simple visión ejecutiva.
Los valores y la visión que se desean transmitir emanan principalmente de la formación en el seno de la cultura familiar. La transmisión de valores como el esfuerzo o la necesidad de ganarse la vida por sí mismo, son aspectos tanto o más importantes que el resto de factores que hemos mencionado anteriormente.
La formación y el liderazgo son fundamentales para alcanzar relaciones fluidas. Cree el hábito de hablar sobre las relaciones entre los miembros de la familia empresaria. Mantenga regularmente charlas sobre cómo trabajar con familiares.
Acuérdese de celebrar los éxitos. Resérvese un tiempo para celebrar las buenas noticias. Parece haber una cierta superstición ante las buenas noticias (no se habla de ellas ni se celebran). El emprendedor suele tener incorporado un dispositivo de seguridad para no ceder a la tentación de relajarse. Sin embargo, los empresarios familiares ganan confianza celebrando los éxitos. Es una de las maneras más efectivas y menos caras de mantener la moral alta y fomentar una cultura de cooperación. De esas celebraciones suelen salir historias que honran al equipo -historias que son el mejor vehículo para llevar adelante la visión de la Empresa Familiar. 

Escrito por Natalia Christensen

 
Banner Publicitario
 
 
Datos Ceferino Sain Volumen Visual